Mediación

 

La mediación es un método alternativo para gestionar y solucionar conflictos de una forma pacífica. El objetivo es poder restablecer la comunicación entre las partes para la búsqueda conjunta de una solución.

“En la mediación no hay ganadores ni perdedores, sino personas que mediante el diálogo y el consenso llegan a encontrar la mejor respuesta a los problemas generados por un conflicto”.

La función del mediador no es hacer de árbitro ni de juez, ya que no impone nada a las partes, sino que les ayuda mediante la escucha y el diálogo a encontrar por ellas mismas la mejor solución a sus conflictos.

La mediación en separaciones no es una terapia de pareja, puesto que ésta se produce precisamente cuando ambos han decidido separarse, y por tanto su finalidad es conseguir acuerdos satisfactorios y que la separación se produzca de la manera más beneficiosa para ambos, tanto legal como emocionalmente.

VENTAJAS DE LA MEDIACIÓN

No es un sistema de adversarios, sino que favorece la cooperación y el respeto mutuo: a diferencia del sistema legal donde las dos partes se consideran rivales. El mediador facilita la participación de ambas partes, así como el reconocimiento por cada parte de la otra, fomentando la mejor comprensión y apreciación mutua, más allá de los acuerdos pactados. Ambas partes implicadas tienen voz y voto en la solución final.

Es más económica y breve: Evita los largos y costosos procesos judiciales. Incluso cuando requiere un proceso judicial posterior, solo se necesitan los servicios de un único profesional y acuden con unos acuerdos discutidos y ya elaborados previamente en la mediación.

Menor desgaste psicológico y emocional: En una situación de alta conflictividad es importante el soporte psicológico puesto que ayuda a canalizar de manera adecuada los sentimientos negativos, favorece el diálogo y la expresión de las necesidades, con ello disminuye el desgaste personal que suele comportar.

Se respeta la privacidad: como es privada y confidencial se evita revelar detalles embarazosos delante de un tribunal. Además el equipo de mediadores está al servicio de las dos partes por lo que velará por los intereses y necesidades de ambos.

MEDIACIÓN FAMILIAR

La mediación familiar mejora la calidad de la respuesta judicial y el futuro de las personas, como separados o divorciados, que la llevan a cabo y, sobre todo, el de sus hijos.

¿QUÉ FINES PERSIGUE LA MEDIACIÓN FAMILIAR?

Construir relaciones y favorecer la comunicación, elevando la satisfacción psicológica y personal.

Disminuir tensiones y fomentar el comportamiento pacífico, alentando la cooperación.

Limitar las consecuencias negativas para los hijos, facilitando:

- Asumir la nueva situación familiar.

- Se garantiza su derecho y necesidad de tener a ambos padres.

- Se evitan sentimientos de culpabilidad.

- Proporcionarles una información adecuada a su edad.

Permitir que las responsabilidades sean asumidas por los participantes.

Ajustar los acuerdos u opciones a las necesidades reales.

Evitar el sentimiento ganador/perdedor.

Favorecer la flexibilidad y la colaboración ante los cambios.

Disminuir el coste afectivo, económico y temporal.

Conseguir un alto grado de cumplimiento de las resoluciones judiciales.

Mediación